La población pasa mucho tiempo en espacios cerrados: en el hogar , en el trabajo, en el colegio o en los comercios. El nivel de contaminación del  interior de los edificios suele superar al del exterior, debido a que la polución que entra por las ventanas  se le añade el que se genera dentro .